De vuelta al trabajo: como iluminar una oficina con luces LED

Con la llegada de septiembre volvemos a la rutina, al trabajo y a las muchas horas delante del ordenador. Una buena práctica para prevenir la fatiga visual que pueden causar las pantallas es utilizar una iluminación adecuada.
 

A continuación, veremos algunos consejos e ideas sobre iluminación útil y correcta en espacios de trabajo como una oficina.

La luz general es imprescindible. Se sitúa en el techo y ofrece la suficiente luminosidad para poder iluminar todo nuestro despacho. Oxo sería una buena opción, nuestro foco proyector led con una óptica de 60º de apertura funcionaría a la perfección. Si bien es cierto que Oxo permite ópticas intercambiables que pueden generar una luz más concreta, en el caso de la iluminación general sería mejor optar por su óptica con mayor grado de apertura. El modelo Pulsar de 8W también sería una buena opción para cumplir con esta funcionalidad.

Para las zonas propiamente de trabajo, es necesario tener una luz directa con un UGR adecuado. El UGR es el valor que expresa el deslumbramiento de la fuente de luz, siendo nulo cuando es 10 e inferior a 19 siendo ideal para oficinas o zonas de lectura.

Todas nuestras luminarias cuentan con un UGR inferior a 19. Una buena opción sería la luminaria Time, que además es modular y puede crearse a medida con tramos cortos o más largos, instalarse empotrada al techo, o bien flotando. La luminaria Dual podría cumplir con la misma función, además de generar tanto luz directa como indirecta, ya que proyecta luz por su parte inferior y también por la superior. Por otro lado tendríamos el modelo Nexus, que permite varias temperaturas de color e intensidades de luz, una regulación necesaria para evitar deslumbramientos y sentir en todo momento una sensación visual agradable y cómoda. 

Para reforzar zonas oscuras, pasillos o destacar algún punto de la sala podemos tener en cuenta los modelos Tram y Nice. Con sus interiores en color negro conseguimos que la luz no rebote y evitamos reflejos.

Las luces señalizadores como la Grow pueden ser una buena opción para delimitar espacios, mientras que la familia Bora es ideal para resaltar una mesa de reuniones o un punto de encuentro. Además, no tiene que ser siempre en suspensión y esto hace a la familia muy versátil.

Con todas estas opciones podremos conseguir un confort lumínico y una sensación visual agradable que favorece a la concentración y a la creatividad.

Ir arriba