Iluminación con sensor de movimiento: comodidad y ahorro energético

El sensor de movimiento permite, a través de un detector que viene incrustado en la luminaria, captar la circulación del entorno para enviar una señal al proyector y que este sepa cuando encenderse y apagarse. Como forma de ahorro de energía, también existe la posibilidad de regular la potencia lumínica.

La tecnología que ofrece el sensor de movimiento permite que la luminaria funcione bajo unos parámetros programables, adaptándolo a las necesidades de cada uno. Podrás descubrir la presencia del sensor de movimiento en distintas luminarias solares y exteriores de nuestro catálogo.

Ventajas de la iluminación con sensor de movimiento

Este tipo de sensor ofrece una total comodidad en el funcionamiento de las luminarias, olvidándonos así de los interruptores para encender y apagar la luz. También ofrece seguridad para aquellos apliques que se instalan en espacios exteriores de viviendas o propiedades privadas, siendo el movimiento, un aviso para que se encienda la luz. El sensor de movimiento también permite que las luminarias se apaguen sin depender de un interruptor o de alguien que lo pulse, evitando desperdiciar luz y electricidad más de lo estrictamente necesario. No solo se trata de invertir en luminarias que ofrezcan la atmósfera deseada a un entorno, en este caso Beneito Faure, plantea una nueva modalidad de consumo para sus productos.

El funcionamiento

Como ya apuntábamos, el sensor se enciende o se apaga en función del movimiento que detecta a su alrededor. Si el sensor capta movimiento, la luminaria se enciende, y si no detecta ninguno, esta se apaga. Pero, además de esta considerable ventaja en términos de comodidad, el sensor goza de una inteligencia programable que lo hace todavía más útil. La intensidad del foco es regulable cuando este no detecta movimiento, evitando quedarse completamente a oscuras si así se desea. Se puede escoger y programar, si se prefiere, que la luminaria se apague completamente o que, en su lugar, mantenga permanentemente algo de luz cuando no capta circulación. En tal caso, el ítem permite escoger la intensidad lumínica del foco mediante un interruptor giratorio.

En el caso de las luminarias solares con detector de movimiento, el foco se encenderá al 100% de su capacidad lumínica cuando detecte movimiento. Pasado el plazo de tiempo programado, estas tendrán la opción de menguar su intensidad lumínica o apagarla, hasta que detecte un nuevo movimiento. En el caso de las luminarias Popa, Proa e Iris, la intensidad lumínica puede descender hasta el 15% de su capacidad tras transcurrir un plazo de entre 8 segundos a 8 minutos. Por contra, la luminaria Egna, podrá alcanzar el 11% de su capacidad lumínica al transcurrir 1 minuto de haber detectado movimiento por última vez.

En cuanto a las luminarias de exterior, que ofrecen el mismo concepto de sensor, encontramos las luminarias Neo, Sky Sensor y Sky Microwave Sensor.

El foco Neo, está planteado con un sensor de movimiento PIR, cuyo rango de detección es de 4 a 6 metros de longitud en un campo de 180º, debido a la posición unilateral de su sensor. No obstante, este foco proyector tiene la habilidad de apagarse o reducir su intensidad lumínica hasta el 15% de su capacidad tras transcurrir ese plazo programado de entre 8 segundos a 8 minutos en el que la luminaria no detecta movimiento.

En el caso de las luminarias Sky Sensor y Sky Microwave Sensor, el plazo es de entre 5 segundos a 5 minutos para que permanezcan o al 15% o al 0%  de su capacidad lumínica en función de lo que se haya establecido. Cabe destacar que el sensor PIR y el sensor Microwave tienen distintas características. El sensor Microwave, es un detector más evolucionado, que no solo alcanza un rango de detección mayor de hasta 7 metros, sino que se enciende al captar movimiento frente a obstáculos, pues penetra materiales como el cristal, el vidrio, algunos compuestos acrílicos e incluso materiales finos que no sean metálicos.

La familia lumínica Sky Sensor, tiene 4 rangos de detección programables: una capacidad del 100%, otra del 75%, otra del 50% y el mínimo rango de detección al 25%, llegando a detectar movimiento en un rango de 8 metros por 12 metros en su máxima capacidad.

Ir arriba